Algo de todo lo que pasó en 2017

La cultura de Jujuy,

promediando el año

¿Qué destacar ya promediando el año? Termina el 2017 y siempre es bueno hacer un recorrido por nuestra memoria para ver que nos quedó. En el caso de la cultura en Jujuy, no hubo quizás acontecimientos que sobresalgan por encima de otros.

Sí encontramos a los artistas trabajando con el mismo empeño de siempre, ya sea teniendo o no apoyos estatales o privados. Ellos siguen apostando a hacer y crear y entonces siguen saliendo grandes cosas.

Sin orden de mérito y sin intención de hacer un recuento cerrado, me permito hablar en esta reflexión anual del arte solidario que la Secretaría de Turismo y Cultura promovió a partir de las subastas de obras donadas por los artistas para ayudar a Volcán; el Carnaval de Los Tekis en la Ciudad Cultural que se extendió en actividades con la colaboración de la municipalidad de la capital y del gobierno; el éxito de una nueva edición del Festival Internacional de Cine de las Alturas, que entre otras cosas significó la apertura oficial de una sala Incaa Mercosur en la capital jujeña y que una vez m{as trajo a la provincia a grandes personalidades; los logros independientes de músicos como José Simón que logró presentar un espectáculo de primer nivel en La Usina del Arte de Buenos Aires; el de Maryta de Humahuaca que este año viajó en por lo menos tres oportunidades a Brasil, a México y a Colombia llevando su voz y sus talleres de canto ancestral; o los logros en distintos salones y galería de arte del increíble Ariel Cortéz en la plástica; los viajes de los artistas fuera de nuestra provincia, como La Yugular Reggae a Bolivia, por mencionar sólo algunos.

La aparición con más intensidad de las mujeres en los escenarios, de muchas formas, solas, en dúos, en grupos o de la forma más colectiva, como fue el ciclo de “Madres Cantoras” que organiza desde hace 9 años Maryta de Humahuaca, y que este año tuvo mayor trascendencia con el apoyo del gobierno provincial y municipal; o el disco de “Mujeres tierra adentro” de Delia Huerta, Negrita Cabana, Sara Velázquez y Elva Cuñado; etc.

Muchos festivales de teatro, algunos casi sobrepuestos, con más o menos éxito, ya sea por la difusión o por los recursos con los que cuentan los organizadores, lo cierto es que muchas compañías de otras provincias y de otras naciones llegaron nuevamente a Jujuy. El Entepola (Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano) sin dudas, es el mayor encuentro en Jujuy de trascendencia internacional con la organización de una comisión presidida por Germán Romano y con el auspicio del estado. La Fiesta Provincial del Teatro celebró 20 años del Instituto Nacional del Teatro con una producción de obras que habló de temas contundentes como la violencia de género y los derechos humanos. La ganadora de este año fue la obra “La Voz del Viento” del grupo La Rosa.

La danza tuvo un buen momento con la creación del Ballet Integral Jujuy, dirigido por Javier Medina, a partir de una convocatoria del gobierno también.

Los encuentros literarios de la Sade Jujuy, los viajes de sus escritores a encuentros nacionales e internacionales, los libros publicados este año, muchos de manera independiente, hicieron que las letras sigan presentes en el 2017; la participación de la escritora Ildiko Nassr a México y a Europa por méritos personales; y las actividades innumerables y valiosas de Natalia Ricalde al frente de la Bilblioteca Artekis destinada principalmente a promover la pasión por la lectura en los niños.

El trabajo constante de grupos como Jujeños Autores que sólo con el afán de compartir entre sus miembros (artistas de distintas disciplinas) y con el público creaciones, se reúnen cada miércoles para organizar sus presentaciones “Abrazo al arte”, sin fines de lucro, es sin dudas un gran aliciente de las calidades creativas de nuestro medio.

El trabajo de Wayruro Comunicación Popular que tuvo un año muy difícil en cuanto a recursos y aún así mantuvo la Muestra Video Jujuy Cortos y tuvo gran presencia con el Proyecto Kallpa de capacitaciones que recibió, entre otros, un reconocimiento del Fondo Nacional de las Artes.

El sueño cumplido de un joven talentoso y emprendedor como los es el director Nahuel Muñoz Storni, que fundó finalmente su Escuela de Música, con grandes capacitadores y docentes internacionales, habla de tesón, confianza en uno mismo, y otros valores.

Los veinte años del grupo Copleros, un ejemplo de constancia y trabajo en pos de mantener un canto de calidad y con sentido, sellados con un cuarto trabajo discográfico, “Hermano”, presentado recientemente en el Teatro Mitre, también merecen un gran aplauso.

Promediando el año supimos también que el folclorista Memo Vilte firmó un contrato con el sello discográfico Sony para su último trabajo, después de haber trabajado durante todo el año fuera de la provincia, llevando su música y sus proyectos en forma independiente.

El Fica (Festival Internacional de la Cultura Andina) de Los Tekis, Tecnópolis Federal y la Fiesta de los Estudiantes con increíbles espectáculos en la Ciudad Cultural, entre otros acontecimientos, fueron hechos que engalanaron este espacio que se consolida como punto de encuentro de nuestra sociedad.

Se abrieron nuevos espacios culturales como el Centro Cultural “Éxodo Jujeño” en el ámbito municipal, y La Campana Teatral en Tilcara con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro.

 

Los adioses

La cultura jujeña despidió este año a grandes nombres como las escritoras Olga Demitrópulos y Mita Homs; y los músicos Rolando Alavar más conocido como El Mulato Tomás, Francisco “Pollo” Martínez, y en diciembre el querido Ernesto “Negro” Altamirano y el tilcareño Rodolfo Altamirando

Muchas cosas más pasaron, seguramente significativas para algún sector o alguien, algunas para bien y otras que desmejoraron algunas situaciones. Como cada año, como cada ciclo, la intención genuina de los que hacen el arte y los que lo disfrutamos es que simplemente el curso continúe, con lo que toca en cada momento. Salud!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

About the Author: