23 mayo, 2024

Varios Gustavos Patiños, personajes y mucho para aprender

0

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

«La Ventana» para jardines y primarios

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»]

Por Lic. María Eugenia Montero
Por Lic. María Eugenia Montero

 

 

 

 

 


El músico Gustavo Patiño está presentando en las escuelas, para niños de nivel inicial y primario, el espectáculo “La Ventana”. El proyecto implica la puesta en escena de esta propuesta que incluye recursos multimedia, títeres numerosos (incluso un doble de Patiño y otro gigante), imágenes proyectadas en pantalla gigante, música en vivo y grabada, y un amplio espacio para la participación de los chicos.

Tiene fines didácticos y educativos, la puesta habla no sólo de nuestra cultura, nuestros instrumentos, sino también sobre temas de actualidad como el cuidado del medio ambiente, la salud, y valores humanos.

El espectáculo se está preparando también para el nivel secundario, y esta versión con otro lenguaje estará disponible más adelante.

Enlace Cultura entrevistó en su espacio radial al artista internacional que en esta oportunidad, actúa, canta, ejecuta instrumentos, maneja títeres e interactúa con las imágenes de la pantalla. Casi una adaptación de su multifuncionalidad cuando en sus originales espectáculos musicales sorprende tocando una veintena de instrumentos, muchos de ellos simultáneamente.

Habló del espectáculo, de cómo se genera, y de sus experiencias como docente que lo llevaron a ir reciclando esta pasión de transmitir.

 

“La Ventana” es un espectáculo que estábamos esperando en Jujuy porque ya tuvo sus funciones el año pasado en Buenos Aires…

Si, lo hicimos en Capital y también en provincia, desde fines del año pasado y hasta hace algunos días.

 ¿Está exclusivamente dedicado a los niños?

Tiene que ver con niños y adolescentes. Se llama “La Ventana” porque a través de esta venta na podemos ver todo lo que pasa y nos cuentan los personajes. Tiene que ver con las charlas didácticas que di en todo el país, con mis pocos años de docente, con parte de una infancia mía en la que hacía títeres, y con un hijo mío que está abocado al cine. Con todo surgió una idea original, con contenidos sobre lo cotidiano, más allá de la música y los instrumentos como hilo conductor. Tratamos el tema de la salud, el agua, la salud, etc.

¿Cuál fue y cómo fue esa etapa  de docente que mencionas?

Yendo un poco más atrás. Mi forma de aprender fue natural como todos los chicos en la Quebrada. Sin tener una educación formal, nunca fui profesor. Me desarrollé “solo”, entre comillas porque siempre de alguien aprendemos algo. Fue un aprendizaje personal, individual, y esa forma de aprender hizo que desarrollara también mi propia forma de enseñar cuando alguien me pedía. Después también fui maestro en la Escuela Sarmiento de  Tilcara, y durante cuatro años en la Escuela Normal de Tilcara (desde el ‘85 al ‘88), para lo que me habilitaba mi actividad artística porque yo no tengo título. Entonces sacamos toda la currícula oficial, que mandaba el Ministerio de Cultura de la Provincia, basada en  las currículas de la Nación donde había cosas muy aberrantes sobre todo para la zona, porque hablaba por ejemplo de “ascensores”.

Entonces comencé a preguntarles a los chicos si les interesaba aprender acerca de la vida de ese músico alemán que había vivido hace muchísimos años, y me dijeron que “no”, y les pregunté qué querían. Me contestaron que querían tocar instrumentos, bailar y otros cantar. Y a partir de lo que los chicos necesitaban fui desarrollando un programa de primero a quinto año del secundario, donde veíamos eso. Hicimos rifas para comprar hasta doce guitarras. En ese momento, era muy difícil acceder a los recursos. Los fines de semana viajaba a tocar a otras provincias, hasta que fue incompatible y preferí dejar esa docencia, porque me faltaba el tiempo.

De ahí salieron chicos que siguieron tocando y formaron conjuntos, y un par de ellos que estuvieron muy cerca mío como alumnos, luego se fueron a estudiar y hoy sohn profesores de música en la misma escuela. Mi calificación hacia ellos siempre fue en base a la voluntad que le ponían, y no por si tocaban bien o mal. Porque no todos tenemos la capacidad artística de poder hacerlo, pero sí podes tener la voluntad de  hacerlo. Era una hora esperada por ellos.

 ¿La docencia para vos es un gusto personal, o una necesidad de transmitir lo que sabés? Pregunto esto teniendo en cuenta que hay artistas a los que no les agrada enseñar.

Es muy difícil ser un artista integral arriba del escenario y ser buen docente; o ser un artista integral y un buen lutier. Porque yo creo que hay que abocarse a una u otra cosa. Yo tengo esos delices, de poder transmitir consas, o de fabricar instrumentos, pero no es lo que mejor hago porque no me dedico a eso. Pero siempre sentí la necesidad de no ser un ignorante con todo lo que me rodea y con todo lo que vivo. Y ese es el criterio que me lleva a transmitir eso con quien estoy compartiendo en ese momento. Hay una necesidad de transmitir para poder compartir.

De esa necesidad a montar semejante espectáculo con una gran producción, hay un trecho largo….

Hay un trecho largo de experiencias, con las etapas de docente en las que tuve hasta jardín, con el escenario, con toda esta actividad histórica que hemos hecho con títeres –el primer video que hicimos con este recurso fue hace más de quince año para “Amores de Primavera”–. Todo eso fue llevado a un espectáculo que se completa con la imagen como atractivo. Hoy está dirigido a escuelas primarias y jardines, pero estoy trabajando para el año que viene el espectáculo para secundario con otro lenguaje.

¿Esto es posible llevar a los escenarios de las escuelas, tal como te lo propones?

En principio esto está concebido para una sala de teatro en principio porque el lugar tiene que estar oscuro, el escenario tiene que tener ciertas dimensiones, la pantalla es gigante y retroproyectada (o sea que se proyecta desde atrás), durante una hora no descansa ni la pantalla ni descanso yo. Hay una interacción permanente entre la pantalla y yo, y los títeres, y los instrumentos. Igualmente hay muchas escuelas que tienen salones apropiados, y en los que no tenemos que adaptarlos. En Palpalá, se va hacer en el Cine Teatro Zapla. El espectáculo tiene su propia técnica, así que podemos ir a cualquier lado, pero lleva un tiempo largo de montaje.

Ya se presentó en el Colegio Santa Bárbara, y estamos en tratativas con El Salvador, la Monteagudo y otras escuelas, y la idea es que próximamente salgamos también a Chile con este espectáculo.

¿Para público en general todavía no? ¿sólo para escuelas?

Todavía no. En realidad va a estar presentándose en el marco de la Feria del Libro de Jujuy, (que este año se desarrollará desde el 27 de junio hasta el 3 de julio).

¿Y cómo es el espectáculo?

Es una ventana que se abre, y a través de la cual pasan las historias. Es la ventana de tu casa que cuando la abrís te encontras con todos los personajes, con tu gente, con el paisaje. Son historias disociadas que están contenidas en esta ventana. Son historias de un yaguareté que aparece para contarles a los chicos, de dónde viene, quipén es, que está en extinción porque lo quieren cazar por su piel, y él mismo cuenta que donde él vive se toca ujn instrumento llamado violín y da pie a un gato que voy a tocar. En las imágenes aparezco yo mismo tocando varios instrumentos, es decir varios Gustavos que se juntan conmigo, el Gustavo en vivo para tocar juntos.

O aparece una llama que viene bajando de la puna con una personalidad muy loca porque se ríe todo el tiempo. Cuenta que cuando ella venía bajando hasta esta lugar donde estamos nosotros, vio mucha basura tirada, y entonces le cuenta a los chicos por quyé no hay que tirarla, y cómo empezar a seleccionarla. Ella misma da pie para cantar una canción sobre ese tema, y ejn la imagen se ve c+ómo se selecciona la basura.

Durante todo el espectáculo aparecen los títeres.

¿Cuántas personas intervienen en la puesta?

Una. Soy sólo yo, tocando, manipulando los títeres, actuando. Incluso aparece un títere gigante que al principio pareciera que asustara a los niños, pero luego todos los llaman, se llama Tito, el es “Gigan Tito”. Él se encarga de contar que tiene problemas con los piojos y habla con los chicos de eso, y del dengue. Baila la canción del dengue y aparecen imágenes de la prevención.

Hablamos del carnaval quebradeño, el original, el que tiene que ver con la cosecha.

¿Y te queda tiempo para tus actuaciones habituales?

Sí, si, esto es algo que hago en forma paralela a mi trabajo de siempre. Justamente es algo que se hace durante los días de semanas, y en el horario escolar, porque el espectáculo ya está desarrollado. Me llevó todo un año prepararlo, componer y grabar las canciones, crear los títeres en gran cantidad y en tamaños considerables, filmar, edición, coor4dinar el sonido, montar. Es lo que me está llevando este año, en la versión para el nivel secundario, que voy a estrenar el año que viene.

Mientras tanto sigue también Gustavo Patiño con sus espectáculos…

Por supuesto, yo sigo componiendo, y grabando. Ahora empiezo con las grabaciones del nuevo disco que estoy preparando que se llama de “Los Andes a la Selva”, con canciones mías con los distintos estilos desde una punta a la otra. Ya está definido el repertorio y algunas canciones que estoy terminando de componer. Estoy trabajando la gráfica, y un video clip que va a ser un viaje pasando por los distintos paisajes culturas y situaciones. Normalmente un  traza los recorridos de norte a sur, pero de esta manera pasa por la Puna, la Quebrada y no sólo la de Humahuaca, a Llanuras y a Selva propiamente dicha. Hay canciones que compuse cuando llegué a estas partes en medio del armado del disco.

¿Cuáles son tus próximas actuaciones?

Ahora en junio en la Casa de la Cultura de Salta, y por Tucumán también. En Jujuy muy poco.

¿Por qué?

Porque no hay muchos espacios, no tenemos los apoyos suficientes, y además muchos tienen la imagen mía en Jujuy de que mi música no es para festivales, que soy más de concierto. Y la verdad que yo creo que tengo la virtud –y lo voy a poner entre comillas- que puedo tocar en una escuela, en un concierto y en festivales. Tienen buen concepto de uno, pero aducen que “no es muy festivalero”. Estoy trabajando para revertir eso. La última vez fue el 18 de abril en la Serenata a la Ciudad, y fue hermoso. O puedo tocar en peñas también, porque m i repertorio va desde letras que te pueden hacer pensar, y también otras que proponen la alegría y el baile. Lo que yo compongo está íntimamente ligada con lo popular y el baile.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.