18 mayo, 2024

Un trovador en el Luna Park

0

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

Silvio Rodríguez, se presentó el miércoles en el estadio Luna Park, donde realizó temas de su disco Amoríos y recorrió su repertorio. El deseo permanente de escuchar grandes canciones

A la voz de Rodríguez no parece haberle pasado el tiempo. A las canciones sí. El tiempo le trajo nuevos arreglos, nueva musicalidad y una delicadeza interpretativa que emociona desde lo más profundo. Durante más de dos horas, el cubano presentó un listado de temas que abarcó de punta a punta su carrera.

«Una canción de amor esta noche» fue el elegido para comenzar el íntimo y profundo encuentro con el público argentino. El músico eligió para la apertura composiciones de su último disco, Amoríos. «Se me olvida decir que el disco no ha salido. Ahí lo tengo lo vemos, lo arreglamos y está muy lindo. Ya va salir. No tenemos prisa. No tenemos transnacionales por detrás», dijo luego de haber interpretado: «Tu soledad me abriga la garganta» a la que le siguió «Con melodía de adolescente». Luego llegó la canción dedicada a Ernesto Guevara, «Tonada del albedrío» que fue recibida al grito de «Cuba Cuba Cuba, el pueblo te saluda».
El paso por «Querer tener riendas», dedicado a la cantora cubana, Sara González llegó el set de Exposición de una mujer con sombrero, aquel discutido disco grabado en 1971.
La banda de Rodríguez tiene una excelencia musical impecable que permitió diseñar arreglos delicados y cuidados para temas como «El necio», «La era está pariendo un corazón», «La maza», «Quien fuera», la dulce «Gota de rocío», y «De ausencia y de ti». El cierre (el primero) fue con «Ángel para un final». Los bises fueron con con «Ojalá» y el cierre con «Pequeña serenata diurna».
La emoción se multiplica a medida que las letras, simples, cotidianas, bonitas, profundas se suceden. No es una novedad la belleza de las composiciones de Silvio. Sin embargo, la palabra justa y la imagen perfecta en cada verso, dejan sin respiración, conmueven, alegran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.