18 mayo, 2024

Se inauguró la Vidriera de Víctor Montoya

1

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

Un lujo internacional en el corazón de Los Perales

En un encuentro íntimo y cálido, el internacional artista plástico Víctor Montoya inauguró oficialmente el sábado 25 de abril,  una vidriera en el Paseo del Prado de barrio Los Perales. Un espacio donde se expondrán constantemente un número reducidos de sus obras.

Es la forma que encontró para mantener sus creaciones al alcance de la gente, que surge de coincidir con empresarios jujeños, que además de potenciar el sentido comercial de este espacio, reconocen en el arte un atractivo exquisito para este lugar.

Con esta inauguración se habilitó también un espacio, donde permanecerá una muestra más extendida de sus creaciones por el lapso de una semana, al lado de esta vidriera de lujo para un paseo de compras.

Quien se dé una vuelta por el lugar podrá apreciar gratuitamente del arte de este artista que hace un año volvió a Jujuy, después de vivir por un tiempo en Beijin, China, país que estuvo visitando –yendo y viniendo a nuestra provincia- durante los cuatro años anteriores a su residencia.

Mientras prepara una muestra para el próximo mes en Buenos Aires, para Estados Unidos en julio, y una retrospectiva en el Centro Cultural Culturarte de nuestra capital que tendrá lugar el próximo mes de octubre, sigue creando en el taller que montó en su casa de Yala.

Algunos llegan a definirlo como ermitaño por el estilo de vida y de producción que adoptó después de tanto andar por el mundo, pero su apertura con quien se acerca a su obra y a él para adentrarse en su mundo, no coincide con esa definición.

Asumió el arte profesionalmente hace más de veinticinco años, y apenas comenzó a hacerlo se encontró con las premiaciones más importantes a nivel nacional. Esto lo llevó a lugares y espacios que lo pusieron en contacto directo con el mundo.

Junto a su pareja Ivón, trabajaron para que su presencia en distintas galerías de arte de distintos países sea constante, y su obra, que parte de una mirada local pero logra un vuelo universal, soporta la mirada, la crítica y la demanda de estos espacios junto a cientos de otras propuestas de artistas internacionales.

Es un lujo tener entonces, después de mucho tiempo, un lugar en su lugar, Jujuy, para estar en contacto con sus cuadros. Decimos su lugar porque vive en Jujuy desde hace mucho tiempo, aunque nació en Córdoba. En Jujuy estudió arte, primero en la Escuela Provincial “Medardo Pantoja”, y luego en el profesorado. Y después de experimentar la demanda internacional, eligió volver nuevamente a Jujuy para quedarse.

Enlace Cultura tuvo el privilegio de ser parte de este encuentro íntimo para apreciar semejante entrega, y conversó a solas con Montoya.

Definió en primer lugar a este nuevo espacio en Los Perales, como una “vidriera con una obra permanente al alcance de la gente”, y valoró la circunstancia de haber conocido a la gente que administra este sitio, “a quienes les gusta mucho el arte, y en La Noche de los Museos del año pasado, nos invitaron a hacer una actividad conjunta, el resultado tuvo una respuesta muy positiva en una noche que se complementó con música. De ahí surgió la idea de tener la presencia de esta obra aquí”. El artista valoró la actitud de los empresarios, Graciela Ruiz Huidobro y Pablo Salvador, que tienen otro interés en darle a este espacio comercial un valor agregado como es el arte.

Hace como cuatro años que comenzaron los viajes de Montoya y su mujer a China, primero para ir a ferias de ese país, “y cada vez que regresábamos a Jujuy, trabajamos específicamente para volver a Beijin”, narra, hasta que finalmente se quedaron residiendo allí un tiempo.

“Si bien China es maravilloso por muchos aspectos, también nosotros tenemos un patrimonio natural y cultural que necesita tener a mano la gente como yo que hace arte”, comenta.

Hace catorce años que vive en Yala, donde tiene su taller, es su lugar en el mundo y lo ama. “He luchado mucho por mantener mi propio modo de vida y de producir, que es levantarme  en el campo, ver naturaleza, y pintar, tomar uno mates, pintar, y cuando me canso salir a caminar por el río de Yala, donde además encuentro elementos con los que comencé a hacer pequeños objetos (esculturas), y vuelvo al taller y continúo”, dice con mucha satisfacción, “antes trabajé en docencia muchos años hasta que pude desarrollar esto que estoy haciendo ahora”.

Le preguntamos si la elección implica estar fuera del sistema, y nos explica que “no, en el sentido amplio, pero sí estamos –usando las palabras de Carlos Alonso- un poco a contrapelo del sistema, porque estamos optando por cosas que no tienen un camino establecido o una forma segura de transitarse. Vivir del arte y hacer arte es algo fortuito en el día de hoy”, asegura y aclara que no sucede sólo en Argentina, sino en el mundo, “los artistas tienen que luchar con muchas dificultades  económicas, materiales y de discurso. Habrá gloriosas excepciones de artistas a los que les resulta fácil, pero por ejemplo de los artistas que yo conocí en China, hay una gran cantidad que están en una miseria absoluta, que tienen muchas condiciones naturales para el arte, pero que no ganan dinero con eso, y eso se repite en muchos lugares”.

El trabajo de la pintura le demanda a Víctor Montoya mucho tiempo, y el acompañamiento de Ivón le sirve para poder dedicarse más exclusivamente a esto. Ella es el apoyo para ocuparse de la cuestión económica y de agenda, “a mí me gusta más hablar de la obra con la gente”.

 

El rumbo y su lugar actual

Le preguntamos en qué momento está de su evolución y hacia dónde apunta con su obra, teniendo en cuenta el fenómeno de su universalidad. “No sé exactamente en qué momento está mi obra, pero sí sé que quiero una obra que tenga un lenguaje universal partiendo de lo local, y la realidad me ha demostrado que algo he logrado”, y entonces nos cuenta cómo llegó a Beijin.

“Mi llegada a Beijin ha dependido de que un millonario chino que compró obra mías porque le gustó mucho, al punto que eligió una especialmente para regalarle a un hijo suyo que se casaba, y eso para mí es una pauta que logré que sea universal, me lo dijo él”, cuenta en conversación con Enlace Cultura.

Reconoce que en fue un privilegio haber vivido esa experiencia en China, porque es un país que apunta a posicionar sus artistas en todo el mundo, y no deja entrar a otros artistas a su país. A pesar de eso, y de que se le ofrecieron las mejores condiciones, como ser un estudio para pitar de grandes dimensiones (más de 80 metros cuadrados) con una excelente iluminación, siente que su felicidad está en el taller mucho más pequeño que montó en su casa de Yala. “Jujuy es la calidad de vida que yo elijo”, concluye.

 

La muestra

En la muestra que se va a poder apreciar por una semana en la sala contigua a la vidriera de Montoya inaugurada,  se incluyen cuadros de varias series, como ser “Astrónomos danzantes”, que son figuras que tienen movimientos circulares, inspirada en los suplicantes de la cultura alamito, que en realidad eran astrónomos, explica. Toman el nombre de suplicantes debido a la cultura cristiana de América, pero eran astrónomos, gente que miraba el cielo y vivía de acuerdo a los cambios climáticos. En esos cuadros siempre hay dos ojitos, que nos dice Montoya que son los ojos de esos astrónomos.

Hay otro cuadro que es una fusión entre esta serie que nombramos primero, con otra denominada  “Soltando pájaros” –que viene de otra anterior que llamó “Viendo volar”, donde también aparecían los pájaros.

También hay un elemento nuevo en uno de los cuadros, que es el búho. “Ahora estoy haciendo bastantes obras con esta imagen del búho, que es una presencia bastante fuerte medio diabólica y medio de ave. Apareció porque en un momento hice una obra que se llamaba ‘Luna del Carnaval’, donde había una especie de cuernos de diablo con ojos de suplicante, que finalmente devino con pico, y salió el búho. No hay una razón concreta, sino que me resultaron atractivos como imagen, y supongo que es una obra que voy a seguir desarrollando”, nos explica.

Cuenta que normalmente tiene varias series que va trabajando de manera intermitente, que retoma por momentos y deja en otros.

“Es muy bueno que algo intuitivo tome las riendas de tu trabajo, hay algo que no es racional, uno va encontrando elementos que se pueden racionalizar de alguna manera, o se pueden descomponer para su análisis. Pero en sí la creación de la obra, a mi modo de ver, es algo de una tremenda libertad. Tiene que ser de un vuelo absoluto para el pintor. La lucha consiste en no pensar justamente”, dice sobre su procedimiento.

Está todo el día pintando y confiesa que necesita concentrarse. Puede agotarse en algunos momentos pero se apasiona y a veces necesita resolver la obra. “De una obra sale otra y otra, y eso es maravilloso”, asegura.

En algún momento hizo docencia por mucho tiempo, pero hoy elige dedicarse exclusivamente a pintar, “porque me demanda mucho tiempo”, dice.

Finalmente encontramos en esta muestra exclusiva, obras figurativas, que nos comenta que hace en forma paralela a las otras, “porque la forma académica y figurativa es un cable a tierra siempre, incluso cuando salgo a caminar hago bocetos del río también, y aparte pasa que si yo no puedo pintar una naranja, tampoco puedo pintar la luna que es el volumen perfecto de una esfera. Si no puedo resolver un clima figurativo, difícilmente pueda generar otro clima en el que vos puedas entrar, que sea tridimensional. Porque mi pintura puede ser abstracta pero tiene profundidad y tercera dimensión. Si no logro darle tridimensionalidad académica a un trabajo, tampoco le voy a dar tridimensionalidad a un trabajo que sea de libre imaginación. Y me divierte muchísimo y me atrapa, la obra figurativa, la obra que responde a la realidad directa”.

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»]

Por Lic. María Eugenia Montero
Por Lic. María Eugenia Montero

[/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

1 pensamiento sobre “Se inauguró la Vidriera de Víctor Montoya

  1. Estimada Maria Eugenia…!!! Que bien…!!! Brillante tu trabajo…hoy leo detenidamente y en forma completa la nota…Me parece de una claridad asombrosa. Que suerte que estàs haciendo periodismo cultural…por decirlo de alguna manera, no? Un honor….Muchas gracia por tu profesionalismo ..
    Te mando un gran cariño
    Vìctor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.