24 febrero, 2024

Jesús María representado en el espectáculo de fin de año del Huayra Muyoj

0
Lic. María Eugenia Montero

El Ballet y los alumnos de la Escuela de Danzas “Huayra Muyoj” volvieron a brillar en el escenario. Presentaron dos funciones de su espectáculo de fin de año, tradicionalmente conocido como El Festival del Niño y el Folclore.

Este año, después de doce, volvieron al Teatro Mitre, que los recibió con su nueva cara, renovado, y espléndido (recordemos que se reinauguró este año).

El sábado y el domingo, los chicos del Huayra dieron todo para demostrar lo aprendido durante el año, y en el caso del ballet, lo que llevaron a Europa para representarnos a los jujeños y los argentinos.

En la primera parte, un personaje muy querible, el Fantasma del teatro, presentó los cuadros de los bailarines y contó la relación que une a su casa con esta academia desde los años 80’. Interpretado por el profesor Pablo Almirón, arrancó risas y trajo recuerdos emotivos.

En la pantalla del fondo del tablado, estaba diseñado un espacio donde con marcos antiguos se mostraban imágenes en blanco y negro, videos de los cuadros que la academia realizaba desde sus inicios en este coliseo, y que se reeditaron este año, con los niños que hoy aprenden en el Huayra Muyoj.

Lo primero que se vio en esta oportunidad, fue el vals y la zamba a cargo del ballet.

También se apreciaron el cuadro de homenaje a Juana Azurduy y las mujeres que fueron protagonistas en el camino hacia la independencia de nuestro país; el Carnaval de Humahuaca que sirve para presentar en sociedad a los alumnos de primer año, los más chiquitos de esta familia; y la Leyenda del Niño y el Canario.

Para cerrar la primera parte, el ballet presentó la Leyenda de las Boleadoras.

En la segunda parte, se hizo una representación casi un reconocimiento dee lo que significa el Festival de Doma y Folclore de Jesús María para las tradiciones argentinas. Con un locutor, maestro de ceremonias, un relator de la jineteada y un payador, se pudo escenificar este encuentro.

Se intercalaban los cuadros de los malambistas que emulaban a los jinetes en plena competencia, y las presentaciones artísticas con danzas de distintas provincias.

Finalmente, y para demostrar que la magia de los bailarines del Huayra, sigue en sus vidas aun cuando ya se retiran, se promovió un cuadro donde bailaron chacareras y zambas, una treintena de ex alumnos y ex integrantes del ballet de la academia. Muchos de ellos tiene hoy a sus hijos y nietos en la escuela, y el resultado fue muy movilizante y emotivo.

El show concluyó con el Himno del Huayra, y el saludo final, con todos los artistas en el escenario.

Rodolfo Revollo, director de la academia, agradeció el acompañamiento de sus hijos, profesores y responsables del espectáculo, y despidió a una de sus hijas, Gabriela Revollo, que se retira del ballet, y pasa a forma parte del grupo de los ex Huayra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.