23 mayo, 2024

Se aprobó ley que regula los Centros Culturales en Buenos Aires

0

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

La Legislatura porteña aprobó por unanimidad, la segunda lectura que permite la incorporación al Código de Planeamiento Urbano y al Código de Edificación el rubro Centros Culturales. El texto regula el funcionamiento de estos espacios y genera un marco que apunta a limitar las clausuras que tanta polémica generaron en los últimos años.

Se trata de la norma que había sido aprobada en diciembre, a partir de los proyectos de los diputados Gabriela Seijo (Pro), Maximiliano Ferraro (CC) y el interbloque del FpV. El texto define a los centros culturales como “el espacio no convencional y/o experimental y/o multifuncional en el que se realicen manifestaciones artísticas de cualquier tipología, que signifiquen espectáculos, funciones, festivales, bailes, exposiciones, instalaciones y/o muestras con participación directa o tácita de los intérpretes y/o asistentes”, pero advierte que la actividad principal de estos espacios no podrá ser el baile.

Deberán estar inscriptos en el Registro de Usos Culturales y presentar un informe anual de las actividades que realizaron. También regula usos accesorios como la venta de libros y discos, galerías de arte, venta de bebidas y alimentos, accesibilidad, mobiliario, escenario, ventilación e iluminación, instalación eléctrica y primeros auxilios.

Los Centros Culturales serán clasificados en cuatro categorías según la capacidad de asistentes y cada uno tendrá su propia forma de evacuación o egreso.

Así los centros de “Clase A” podrán albergar hasta 150 personas y la superficie no podrá ser mayor a 300 metros cuadrados; los de “Clase B” desde 151 personas a 300 y la superficie de piso no mayor a 500 metros cuadrados.

En tanto en los de “Clase C” podrán entrar desde 301 personas hasta 500 y una superficie no mayor a 1.000 metros cuadrados y los de “Clase D” admitirán desde 501 personas y la superficie mayor a 1.000 metros cuadrados.

“Que estos espacios de intercambio puedan existir legítimamente facilita el acceso de los ciudadanos porteños a los bienes culturales más variados, permite una interacción fluida y cotidiana con los artistas, la generación de contenidos creativos, y además pone a la vuelta de la esquina, en una sede barrial o en un pequeño teatrito, la valiosa invitación a participar, a decir y a escuchar”, destacó Seijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.