22 febrero, 2024

«Kóblic», un thriller durante la dictadura militar

0

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

El reconocido director argentino, Sebastián Borensztein, esta preparando un nuevo thriller que enfrentará a Ricardo Darín a un nuevo papel en la época de la dictadura militar argentina.

En San Antonio de Areco, Borensztein, Darín y Oscar Martínez preparan el rodaje de este potente thriller.

A Martinez, una rica transformación que lo encuentra como un rústico comisario de pueblo: “El director tuvo la idea de que éste fuera un tipo pelado, con un peluquín espantoso. Después trabajamos la voz. Luego la boca, que es muy expresiva, y pensamos en una prótesis dental que modifica y rompe con mi imagen”, cuenta.

A 113 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, un Ricardo anti-estrella, conversador, como quien no tuviera cincuenta películas a cuestas. “¿Sabías que hay actores que por contrato piden que no se los mire a los ojos? ¿Podés creer? Leí una nota a Robert De Niro, en la que él decía que cuando uno llega a un set, está como parado frente a un abismo. Y es así para mí. Uno no sabe cómo se van a conjugar las cosas. Siempre es una página en blanco. Depende de tantas cosas que logres una buena actuación: depende de lo que pongamos, de lo atentos que estemos, pero también de cómo te hayas levantado ese día, del enfoque que un otro quiere darle a la historia”.

Nos remontamos a 1977. Algo indica que el horror de los vuelos de la muerte y los cuerpos lanzados al mar rondarán la historia. Kóblic es un apellido. Y San Antonio de Areco fue rebautizado para el filme como Colonia Elena. “Hablamos de un lugar que no existe en el mapa, dominado por un comisario. Esta es la historia de un capitán de la Armada que huye de sus propios camaradas. Kóblic es un personaje del cine negro en una película de género. Un tipo que rehuye de cumplir órdenes que están más allá de los límites morales y personales, entonces, se tiene que escapar y pasa al bando de los traidores”, explica Borensztein

“En un país sin ley, Koblic impondrá la suya”, es el lema que se lee en los afiches de promoción. Siete semanas de filmación en la provincia de Buenos Aires y un cierre en Madrid. Participa, también, la española Inma Cuesta.

“Un piloto de la Marina, un capitán a punto de retirarse se ve empujado a vivir una situación que creía que no iba a vivir. En este pueblo busca refugio y ahí la historia se va para otro lado. Esta no es una película estrictamente sobre la dictadura”.

A más de un año del estreno de Relatos salvajes, los protagonistas comparten un set de filmación que le agrega horas a una relación que se consolidó con la obra Art, a fines de los noventa. “Tanto a él como a Germán Palacios y a mí nos marcó ese hito. Incluso llegamos a convivir en el exterior, en gira por España. Ricardo es la persona más divertida que he conocido”, sentencia Martínez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.