22 febrero, 2024

En escenario natural, la Bajada de los Diablos de Uquía (foto: Mariu Montero)

Carnaval (Fiesta ancestral y joya de mercado )

por Marcos Chavez

El carnaval tal como festividad, es anterior a la llegada de los españoles a América. Se iniciaba con el «Capac Raymi» (Fiesta del Sol) en que se celebraba con chicha de maíz la cosecha de los frutos, prolongando dicha alegría, hacia todos los meses cálidos.

Desde aquellos años precolombinos hasta nuestros días, el carnaval ha sido y es una manifestación de baile, música y algarabía colectiva. En el Norte Argentino por ejemplo, destacan el Carnaval de la Quebrada en Humahuaca; la Fiesta de la Chaya en La Rioja y múltiples corsos en distintas ciudades del NOA.  Ahora bien, más allá del hecho televisado y de la divulgación cultural que esto implica ¿no hay una privatización de esta festividad?  ¿En los eventos masivos y pagos no se alinea todo en voluntad de las industrias del espectáculo?

Estas breves preguntas no buscan impugnar nada, simplemente pretendemos dejar una inquietud respecto a cómo la lógica comercial escenifica y pone formato de «show” a una celebración popular que en sus inicios no tenía escenario.

La buena noticia, es que más allá del marketing, en los pueblos pequeños se sigue cultivando la copla: caja en mano y albahaca en el sombrero, los bailes son en las calles; la embriaguez de la chicha mezcla a los músicos de la comparsa con las y los bailarines espontáneos.

Seguramente estas dos dimensiones del hecho carnavalero seguirán coexistiendo, yo por las dudas pido a La Pacha que el carnaval sin escenarios nunca muera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.