19 junio, 2024

Carlos Gardel: del hombre al mito

0

Warning: Attempt to read property "post_excerpt" on null in /home/enlaceculturajuj/public_html/wp-content/themes/covernews/inc/hooks/blocks/block-post-header.php on line 43

Al cumplir los 80 años de la muerte del cantor, se puede recorrer la muestra “Carlos Gardel, del hombre al mito” en el Museo Histórico Nacional. «Hacen falta varias condiciones para que nazca un mito: que la persona sea ya conocida, que muera de forma dramática y que sea en el momento más álgido de su carrera. En Gardel se dio todo eso», explica Walter Santoro, presidente de la Fundación Industrias Culturales (FICA), responsable de la muestra.

Es una colección de objetos personales, fotografías, manuscritos, afiches cartas, discos, y hasta está en una de las vitrinas de la sala, el smoking que «el morocho del Abasto» usó en varias películas que filmó en los Estados Unidos, además recortes de prensa del 24 de junio de 1935 e imágenes del accidente en el que murió.

La Muestra está organizada en varios módulos. Así, en una primera vitrina están unas fotos de un Gardel niño, casi recién salido del barco en el que llegó a Buenos Aires, a los dos años, con su madre, Berta Gardes. De ella también hay fotos y objetos personales; incluso su cédula de identidad, que tiene el número 424635. Ese número -casualidad impresionante- concide casi exactamente con la fecha de la muerte de su hijo.

Lo que sigue es el Gardel que surgió tras su encuentro con José Razzano en 1911: ahí nacería un dúo artístico que se mantendría unido por años y que actuaría en infinidad de pueblos argentinos pero también en Chile, Brasil, Montevideo o España, entre otros lugares. Una foto del cantor vestido de gaucho da idea de su pionera mezcla entre canción y actuación.

Otra vitrina está dedicada al cine. Hay fotos de los backstages de los rodajes y escenas de los films. Se puede ver la primera guitarra que Gardel tuvo, una de 1917.

El accidente que acabó con su vida a los cuarenta y cinco años es una de las partes importantes de la muestra: fotos del avión destrozado, del pasaporte que llevaba en el bolsillo con las páginas quemadas, y la última foto que el cantor se hizo antes de comenzar su último viaje. Una maqueta del avión y fotos de su masivo funeral completa la vitrina y, junto a ella, las tapas de varios de los diarios que anunciaron el desastre.

Cierra la muestra la sección «Pasión por la vida», y en ella vemos desde el mate de Gardel, o una pelota de fútbol que el Barcelona le regaló en 1930 hasta una carta dirigida a su mamá que comienza con un tierno «Mi querida mamita».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.