En el Día del Escritor…. la columna de ILDIKO

Escribir y ser escritor

Algunas caóticas reflexiones sobre escribir y ser escritor

13 de junio DÍA DEL ESCRITOR en conmemoración al natalicio de Leopoldo Lugones

 

Ildiko Nassr

 

Ser escritor. Escribir. Son acciones diferentes. Escribir se nutre de una fase invisible mientras que ser escritor tiene un carácter espectacular. Escribir es querer desentrañar nudos interiores o hacer un pequeño aporte para el proyecto de la literatura. Es solitario y hasta penoso. Escribir es resolver problemas. ¿Qué hago con estas palabras gastadas? ¿Cómo transformo la maraña de plantas en historias o en imágenes que digan lo que quiero decir? Que me digan. Que me sostengan. Pero que también sostengan a ese lector con el que, acaso, alguna vez, se encontrarán.

Ser escritor es mostrar y mostrarse. Sucede cuando ya atravesamos el conflicto, las noches de insomnio, los enfrentamientos y búsquedas con las palabras, tramas, personajes, etc. Ya creamos nuestro pequeño universo personal y lo convertimos en una serie de hojas impresas que tal vez se  parezcan a un libro.

Ser escritor es ir a la peluquería y ponerse la mejor ropa para representar un personaje.

Hace años escribí un poema que generó una aventura con otro poeta e hicimos un libro que se llamó SER POETA, cuyos textos indagan en el significado de esta expresión (¿vocación? ¿pasatiempo? ¿necesidad? ¿pasión? ¿profesión?)

El poema es el siguiente:

Ser poeta es

caminar por la calle

desnuda

con unas alas enormes

y zapatos de tacón

No sacamos conclusiones. No llegamos a ningún nuevo puerto. No hicimos un descubrimiento que haya cambiado la historia de la humanidad. Escribimos algunos poemas. Disfrutamos del proceso creativo y de la indagación poética. Fueron momentos muy hygge (palabra danesa que significa la felicidad de los placeres cotidianos. Uno de mis siguientes libros se llama “Placeres cotidianos”, pero descubrí esa palabra mucho después. ¿Escritura premonitoria?)

 

Ser escritor es publicar libros; entregar mi alma en ese objeto que no sé si encontrará espacio en su biblioteca o en su corazón. Lo que escribí no significará lo mismo para mí que para usted. Donde quise una declaración de amor, usted podrá leer un manifiesto poético.

Sucede así. Las palabras nunca dicen todo lo que queremos que digan y no es mero capricho como Humpty Dumpty de Lewis Carroll y eso las hace tan fascinantes y escurridizas. (En otro momento podemos indagar sobre los procesos de comprensión y las emociones y sentimientos que influyen en ellos.)

Complicado dedicar la vida a esta actividad que tiene dos fases diametralmente opuestas. Que oscila entre la soledad y la locura. Entre el aplauso y la condena.

Escribir es experiencial. Solo se aprende a escribir escribiendo. Sólo quien se animó a entregarse a una página en blanco sabe todo lo que sucede en esos momentos. Todas las operaciones mentales que se hacen, la destreza motriz que se necesita, los utensilios y rituales. Escribir no es ser escritor. Para ser escritor hay que publicar y exponerse a la lectura y la mirada de cualquiera (incluso aquellos lectores que no son “el lector” que creamos cuando escribimos y queremos que sea quien nos lea. Porque, hay que decirlo, resulta difícil separar el libro de su autor. Y más aún, al autor del narrador. La persona “de carne y hueso” se confunde con ese personaje que inventamos para que cuente nuestra historia.) si todo es tan complicado, si donde vamos avanzando van apareciendo nuevas cuestiones (y cuestionamientos), ¿por qué elegimos escribir y ser escritores? ¿Qué nos hace llegar hasta el ridículo para  llegar al sueño o mandato de “escribir un libro”? ¿Qué somos capaces de hacer para contar (y contar-nos) la historia de nuestra vida?

Hay múltiples respuestas. Este texto se regodea en las preguntas, esperando que, acaso, al escribirlas disparen algún atisbo de respuesta (o nuevas preguntas).

En todo caso, aprovechemos este día para celebrar. Y que vivan los escritores (y los que escriben).

 

 

2018-06-29T10:57:19+00:00junio 13th, 2018|Categories: Enlace Actualidad, Ildiko|0 Comments

About the Author: