El Negro Velarde y su bandoneón, ya no nos acompañarán físicamente

Falleció uno de los maestros

de la música de nuestro medio

Lic. María Eugenia Montero

Estaba un poco complicado de salud, algo que parecía impensado para la energía y la vitalidad que transmitía en cada encuentro, y ni que hablar cuando subía a un escenario. El Negro Velarde y su bandoneón, ya no nos acompañarán físicamente.

Ayer al mediodía, el Negrito dejó de existir, y la música jujeña que tanto enriqueció está de duelo.

Tenía 76 años y se extrañará su buen humor. Fue amigo de los músicos de las distintas generaciones, y en los últimos años se sumó a las filas de La Guardia, formación de primer nivel para hacer música de tango. La Guardia estaba integrada por los jóvenes Leandro Batallanos en el piano, Ivana Berruezo en violín, y Chito Cazón en contrabajo, y Paola Marconi en la voz, de quienes tomó la fuerza de la edad, y se integró para ser parte y maestro de este grupo.

Nació en El Galpón, provincia de Salta, vivió allí su infancia, otro tiempo largo de su vida, trascurrió en Rosario de Santa Fe. A Jujuy llegó en los años 70’, y al tiempo conformó Jujuy Tango Trío, junto a Efraín Cordero y Pepe Bolívar, una de las formaciones más resonantes de la historia musical de nuestra provincia. Durante más de veinte años fueron músicos habituales de la tradicional y recordada Peña Chung King, de esta capital.

Más adelante también formó un grupo con Marcos Acosta, el cantor Tito Rodríguez, Sergio Morales y Beto “El Chispa” Vera.

Y entre otros tantos aspectos a destacar de su persona, hay que mencionar que estuvo en los inicios del Club Amigos del Tango. Cuando se fundó, lo invitó Raúl “Gallito” Venencia, y recuerda que el primer presidente de la institución que por muchos años trajo grandes artistas del tango nacional a Jujuy, el maestro Humberto Cisneros.

 

About the Author: