Columna «El Otro Andar»

Postales de agosto

 

 

por Marcos Chavez

Este agosto vino cargado de fechas importantes y hechos notables que dificultaron la elección de una temática central para nuestra columna:  la inmensa y lejana muerte de San Martín; el latido ancestral de la Pachamama; el Éxodo Jujeño bañado de destierro y gloria; la candidatura truncada de Eva Perón a  la Vicepresidencia  allá por 1951 –  más  otras tantas leyendas  epopeyas  y revoluciones –  hacen de este mes un jardín de flores escondidas . Las batallas de los libros ocultan la promisoria llegada de la primavera que ya está latiendo dentro de las ramas.  Por eso, antes que volver a hacer tronar los fusiles de la libertad, hemos preferido esta vez elegir los versos del poeta riojano, Pancho Cabral,  que nos hablan de un agosto de esperas y nostalgias .

 

COMO ESPERANDO LA VIDA

En agosto los lapachos

suelen florecer amores

y suben mi patio arriba

a confundir los colores

y yo les presto mi cielo,

digo el cielo de los nuestros,

de los que esperan verano

con una albahaca en el huerto.

 

La luna de la quebrada

viene trayendo secretos

de algún amor escondido

en el Pozo de los Vientos

por eso me quedo solo

a recordar tu recuerdo

se me hace agüita la boca

entre uñigal y ciruelo.

 

Entonces no digo nada

y el pecho de lo acequia

me tiro antarca a los sauces

a contemplar tu pañuelo

yo ya no te digo nada

solo pienso que fue un sueño

la humedad de tu pollera

huele aquí a yuyito nuevo.

 

En agosto vuelve el tiempo

de extrañarte en alameda

y soplo tu silbo arriba,

arribita de una herida.

Yo me quedo calladito

como esperando la vida

y se me olvida el olvido

entre nogal y sonrisas.

 

El agua de tu recuerdo

que baja por los chañares

iluminando los higos

y un marrón de algarrobales

vuelve aquí frutita’i tala

tengo maíz la mirada

se me hace larga la siesta

entre torcaz y guitarras.

 

About the Author: