Yamila Cafrune brindó un rico encuentro en

Jujuy para conocer a Cafrune papá y peronista

 

 

 

por Lic. María Eugenia Montero

¿Viste cuando sacás el álbum de fotos familiar para mostrarle a los amigos?… algo así pasa con “Cafruneando”, cuando Yamila Cafrune, desenfunda en la pantalla gigante las fotos de su padre, el gran Jorge Cafrune. Solo que el entorno al que invita y conoce, y se entera y se interesa de ver y escuchar estas imágenes y estas anécdotas, es nada más y nada menos que todo el país.

Ella previó este espectáculo en varias provincias. Después de Jujuy, donde se presentó el viernes pasado, continuó con Salta Y Tucumán, y seguramente en cada sala donde se siente a cantar y contar e repertorio y la vida de su “papi” –como le dice ella-, encontrará gente que la mire con gran complicidad porque lo conoció.

“Cafruneando” es la celebración del cumpleaños número 80 de Jorge Cafrune, el cantor y folclorista  nacido en El Carmen, que se cumplirá el 8 de agosto.

Dice Yamila que preparó este concierto para hacer una gira hablando de su padre, basada en que a lo largo de sus más de veinte años transitando el camino propio con la música, y con su propio repertorio, siempre la gente debajo del escenario le pedía casi como una súplica que cante las canciones de su padre. “Y qué mejor momento para hacerlo ahora, y celebrar su cumpleaños, y qué mejor manera de festejar”, dice. Lo que pasa es que ella no quería hablar de homenaje, para que no torne una experiencia triste y nostálgica.

La cita en Jujuy fue en la sala del Centro Cultural “Héctor Tizón” donde la acompañaron muchas personas que conocieron a Cafrune, como público o incluso personalmente. Eso tornaba el ambiente más cálido aún que el que planteaba Yamila.

Primero, los anfitriones musicales de esta llegada de Yamila a Jujuy después de cinco años más o menos de no tocar en la tierra de su padre (ella nació en Buenos Aires), Pucho González y Fava Kindgard (productor además junto a Gustavo Rivero de este encuentro en San Salvador de Jujuy), interpretaron temas cafrunescos y propios haciendo la previa de este especial recital. Fava estuvo acompañado musicalmente por Nahuel Yugra y Facundo Tolaba.

Fueron aplaudidos por la mismísima Yamila, que lejos de estar empolvándose para salir, estaba escuchando atentamente con el corazón y con admiración a estos músicos jujeños que nos enorgullecen, y hasta se animó a gritar desde el costado del escenario, cuando aún no se la veía. “¡Bravoooo!”.

Y llegó el momento de que ella subiera al escenario, y acompañada del aplauso abrazador de los jujeños, lo hizo junto a su guitarrista Osvaldo Burucuá, se ubicó a un lado del escenario, sentada para poder mostrar en la pantalla las fotos que había preparado para hablar de su papá.

Con mucha simpleza, empapada de emoción pero sin lágrimas sino con mucha alegría, contó y mostró fotos de su papá bebé, de Cafrune sin traje de gaucho, de Cafrune sin barba, de la canción de cuna que le dedicó a ella cuando nació, de su amistad con Domingo Perón (quien iba a ser el padrino de Yamila y de su hermana Victoria, pero por razones ajenas no se pudo), su consagración en Cosquín, su llegada a Jesús María, de las giras tanto por Europa –incluso la entrevista que le hace Rafaela Carrá en su programa-, como por el país con esa histórica caravana que llamó “De a caballo por mi patria”, el día que presentó a Mercedes Sosa en Cosquín; etc., etc., etc.

“Cafruneando” es un espectáculo intimo, rico, profundo, sensible, alegre, y realmente didáctico, que vuelve a refrescarnos la memoria a los jujeños, para no olvidar a uno de los próceres de la música argentina, jujeño, carmense, inmortal.